Somos concientes de que la calidad es un hecho integral, que cada paso cuenta, que cada eslabón de la cadena es fundamental. Seleccionando las aceitunas en la entrada, buscando las más fresca y maduras, las más sanas y hermosas.

Procesando desde el mismo momento de la entrada con la más moderna maquinaria para seleccionar y mimar las aceitunas. Verificando de forma objetiva en laboratorio, la selección que nos conducirán a mejorar. Y, almacenando con mimo la fuente de salud y vitalidad que es el aceite de oliva, conservando su grado de frescura, de sabor, de aroma y de color.